Soledad y necesidad

En unos pocos meses más (concretamente, 3) debería comenzar mi práctica profesional. Un momento grande, súper importante; y estoy aterrada.

Ese pánico de saber que estás a menos de un año de terminar la carrera y de salir a trabajar y sientes que no sabes absolutamente nada y que jamás nadie te va a contratar.

Estoy en la calle, agónica, esperando el bus mientras un montón de mequetrefes pasan desfilando por mi lado como si estuviéramos en pleno gobierno militar, haciendo un ruido estruendoso terrible, que te dan ganas de tirarles algo y en lo que se distraen quitarles sus “objetos musicales” y romperlos; mientras todo eso pasa, estoy pensando y pensando en mi futuro cercano y pues entro en un pánico de dimensiones titánicas. Pienso en qué hacer, el miedo me paraliza, trato de buscar ayuda y no sé a quien acudir… Algunas nombres resuenan, no es una buena idea, mi familia no es una opción, y de pronto me siento sola y abatida, con ganas de llorar y de borrar todo mi presente, mi pasado y mi futuro y quedarme ahí, en nada y poder pensar, pensar en qué soy, qué quiero sin la pesadumbre de los consecuencias, de los fantasmas, de las posibilidades…

Han pasada varias cosas en el mundo mientras sigo vagando en mi cabeza. Sigo escapando del desfile, he ido a una tienda a buscar algo que ponerme para las entrevistas o para el diario vivir en el futuro, me he cambiado de posición estratégicamente otras tantas veces, incluso, aburrida, cansada, molesta, algo enferma y aún preocupada decido sentarme y esperar a que cese el barullo. Continúo y sigo esperando, cambio nuevamente mi posición, espero, cambio nuevamente, cambio nuevamente, llego a otro lugar y ahí me quedo, me subo y, al fin, emprendo mi regreso a casa. Mientras tanto, también estuve enviando whatsapp, mensajes privados y llamando a alguien que podría -parcialmente- otorgarme algo de ayuda, pero no hay mucha respuesta.

Excepto por una, una respuesta que llega a mi casi al mismo tiempo que el bus para en frente mío. Ese es un paso, tras llegar y continuar aquella conversación otra cosa sale a colación. Creo que estas buenas herramientas.

Dos cosas claves:

  • Qué sé hacer (partiendo de un recopilatorio de mi formación)
  • Cómo definirlo (a partir de la acción y no de la teoría)

Tal vez no parezca tener mucho sentido, tal vez parezca obvio… Pero la cosa es, que eran piezas faltantes, piezas importantes… Aún no sé si tengo terminado el puzzle, pero si me ayuda a descifrar mejor qué sigue y/o qué estoy armando.

A esa persona, MUCHAS GRACIAS, de verdad.

Aparte, yo sé que el título no refleja muy bien lo escribo pero sí refleja lo que sentí. Me permito explicarlo mejor -espero-. En ese momento me sentí sola, me sentí vulnerable y desesperada y sola, sentí aquello que siempre pienso pero que no siempre siento, todo el peso de cargar con una vida sola, sin amigos, sin familia, sin apoyos, sin maestros… Sin nadie que pueda estar ahí para mi de forma incondicional, tuve que recurrir a alguien que no pertenece a ninguna de esas categorías… Y lo he tenido que hacer antes, porque parece ser lo único distante y confiable que tengo… Y no es una persona sana para mí ni yo útil para él… No es algo que quisiera mantener en el tiempo, pero en tiempos de necesidad es, bueno, necesario hacer algunos ajustes. Que no se malinterprete, yo quiero mucho a esa persona, creo que es de verdad una persona muy especial y bastante interesante y que tiene bastante más de lo que cree por entregar. No es una gran persona, no es un héroe, no es un mártir, ni pretende serlo, él es sólo él y lo trato como tal. Jamás olvidaré su ayuda y lo tendré muy en cuenta, pero no sé si sea una persona que permanecerá en mi vida en el futuro… Aunque no sé si es que alguien lo hará, para ser honesta.

La importancia de un momento, tú momento

Es curioso… Cuando iba en el bus hoy, pensaba en lo poco que somos… De pronto, una gran victoria para nosotros es -al mismo tiempo- nada para todo el resto. Bajar 13kgs, aprobar un ramo, casarte o tener un hijo, para ti puede ser el momento más feliz de tu vida, tu mundo se detiene, todo se ve mejor y más bonito, alrededor todo se siente más vívido más colorido; al mismo tiempo, otros mil millones de personas pueden -o no- estar teniendo el peor día de sus vidas. Mientras tu vas por el mundo con tus lentes de felicidad máxima, el de al lado te ve como una persona más, sin comprender por todo lo que estás pasando, lo grande y perfecto que se ve tu mundo justo en ese momento… Para esa persona estás al nivel de un mueble, incluso mientras en tu cabeza esa persona podría ser maravillosa y una potencial amistad.

No es una gran reflexión, no da para un gran libro, ni es mi ambición… Sólo era algo en qué pensar… En los lentes que cada uno lleva y que los hacen ver el mundo como cada uno los ve, distinto al resto (aunque sea por una ligera sutileza) y cómo cada mundo puede llegar a ser tan enorme o tan pequeño, tan interesante, tan aterrador, tan emocionante o tan triste dependiendo desde uno se para… Me encantaría poder pararme desde arriba y poder verlos así, ver qué pasa, conocer cada historia…

Cumpleañera

Hace 4 días estuve de cumpleaños, pero he estado muy ocupada y no he tenido muchas ganas de escribir. A pesar de ello, tenía en mente algo que escribir: “la efímero momento de ser el rey del mundo por un día”.

En mi familia, en particular, suele ser “ley” que el día de tu cumpleaños eres el regalón de la casa, eres quien escoge qué hacer, cómo y dónde. En general, era un día para ti y eras el centro de atención, cosa que, al menos en mi caso, era un privilegio.

Cualquiera será capaz de comprender que para alguien a quien siempre la han tratado durante toda su vida como niña de 5 años con responsabilidades de alguien de 30; es bonito que, por un día, se te respete y se te consienta.

El problema es que acostumbrarse a tener “sólo un día al año” para ti, no es algo sano. En primer lugar, eso pone MUCHA carga emocional y de expectativas en un sólo día, lo cual es peligroso ya que, de no ir muy bien las cosas, se arruina tu único día y si eso se mantiene en el tiempo puede afectarte mucho. En segundo lugar, no darte tiempo para ti a menudo es muy perjudicial para ti, es necesario darte un tiempo -idealmente- al día para ti, leer un libro, comer algo rico, ver algo que te guste, dar una vuelta, lo que prefieras… Pero no acostumbrarte a que tiene que ser una ocasión especial para quererte, cuidarte o respetarte.

Yo entiendo que mi familia nunca lo hizo con mala intención, que es parte de como a ellos les enseñaron o cómo ellos creyeron que era mejor. Ahora es trabajo mío poner en práctica mis propios consejos y dejar de ponerle tanta carga al día de mi cumpleaños y aprender a quererme todos los días y a darme gustos cuando quiera, porque “no tengo que ganármelos”, “no tengo que merecerlo”, yo, por el sólo hecho de ser yo me lo merezco, me merezco quererme… Tal vez sólo así logre ser mejor persona conmigo y con los demás.

Entre política y ética

Hoy conversaba brevemente con mi novia respecto de algunos temas políticos, esto, a raíz de la próxima elección presidencial que tendremos en mi país. Entre comentarios, noticias y apreciaciones personales… Se me viene a la mente -tipo lluvia de ideas- una forma de solucionar -tal vez- el asunto de cambio de “cartera política” cada 2 meses y -tal vez- evitar algunos problemillas de “corrupción” (sé que suena ambicioso, pero por eso es un tal vez y algunos).

1.- Elección de ministros.

No creo que los ministros deban ser escogidos por la presidencia, eso puede presionar mucho (de ambos lados, tanto a la presidencia para que dé ciertos puestos; como a los candidatos para que lo acepten) y está muy cerrado a aquellos que son conocidos en o pertenecen a la esfera política, limitando su participación y restando a aquellos que pudieran estar interesados y que pudieran tener un mejor CV.

Solución? Que para estos cargos se postule como si fuera un trabajo más, por CV y

2.- Sueldos de la cámara de senadores y diputados.

Acá se entra por movida política, por descarte, por el sueldo o por hacer carrera… Pocos son los que realmente entran por un interés político genuino y una preocupación por algo más que no sean sólo sus propios intereses. Siendo, probablemente, los sueldos una de las características más llamativas.

Solución? Reducción de sueldos y una reforme a su elección, no es representativo que a alguien lo elijan sólo porque salió o no salió alguien de su partido.

3.- Elección de intendentes por región

Cada región debiese tener su propio intendente, así se esforzarían más en cuidar lo que se tiene.

Oigan, si estos son trabajos no más, el mayor o menor peso no cambia nada, uno debería hacer SIEMPRE bien su trabajo, como si la vida de alguien dependiera de ello, eso no es una excusa. Punto.

Temblores

Ayer (hoy en la madrugada) pude verbalizar algo que me daba vueltas en la cabeza de vez en cuando… “Me siento bien cuando hay temblores/terremotos/alguna situación de alarma”… La pregunta era ¿por qué? si es un evento tan trágico… Bueno, a mi me hacían sentir bien, incluso, feliz. Ayer lo pude descifrar…

No es que me “alegrara la desgracia ajena”, para nada… el asunto es que ver -evidencia- de que hay algo más grande que nosotros, más fuerte, me hace recordar(?)/sentir que lo esencial, lo más importante no es la universidad, las presentaciones que tengo que hacer, mi trabajo… Lo esencial para todo eso es estar vivo, lo demás es secundario. De alguna forma -y vinculado un poco al último post- me da la sensación de libertad y paz que no me da nada más, siento que me “libera” de la carga de algo que no considero importante y que me atormenta… Cuando hay incendios, terremotos y estás en la cárcel, nadie se preocupa de si estás durmiendo o no a esa hora, o si estás corriendo y saltando, o quéseyó… La preocupación es por mantenerte viva y salvar a la mayor cantidad de gente posible… Incluso pueden haber fugas, pero eso es secundario, nadie va a salir persiguiéndote si aún hay gente en peligro… Es un momento en el que NADA IMPORTA y sólo estás tu y lo que a ti te importa en el mundo. Eso es impagable para mí, es una paz que no me da absolutamente nada más en el mundo, ni siquiera dormir… Es triste, tal vez suene egoísta… No me siento orgullosa, pero bueno, cada quien como es y no ando provocando accidentes/incendios/etc., así que nada es mi culpa yo sólo disfruto de ese breve momento de paz. Y es el único momento en el que me permito ser egoísta de esa forma.

SorryButNotSorry :/

Prisionera

Y aquí estoy caminando con mi bowl de avena con agua en mi mano. Llego a mi destino y me quedo mirando el recipiente, lo miro, miro ese engrudo que me recuerda que soy prisionera de mi propia vida. De que estoy viviendo una condena sin saber qué hice, en un lugar donde invalidan mi ser y sólo soy un número más que, hoy en hoy, está ocasionando problemas en el mundo…

Me siento, veo mi itinerario, veo todo lo que queda por hacer… Veo una larga travesía, pero no por donde me gustaría. Son muchas tareas, actividades, tantas, que hacen que 60 años parezcan 3 días.

Estoy viviendo una vida que no pedí. Nací en una cárcel con cadena perpetua y lo único que me puedo permitir al día son unas horas de fantasía llamadas “sueños”.

***

Me permito escribir esto al margen de mi pseudo-celebración de mi primer aniversario en este blog. He estado tan ocupada y tan… “adentro” que no me he dado ni cuenta de cómo pasó, pero hace unos días me fijé en una notificación que me decía que ya llevaba un año aquí. Qué puedo decir, eso me alegra, lo hice… conseguí un año y estoy bastante conforme con lo que ha salido, a veces me obligo un poco a escribir pero es parte de la experiencia también.

Así que eso… Bueno, no me he sentido muy bien, un poco como trato de describir en el trozo un poco más arriba… Me siento atrapada, yo sé que la depresión suele ser así, te da esa sensación de estar hundida en un agujero del que no se puede salir…

El asunto de “último año” me está sobrepasando bastante… La tesis, mi familia, la práctica, mi futuro, los ramos que aún tengo, las persona que me rodean, los quehaceres… Aún tengo muy fresco el abandono de mi sueño, y me despedaza ver cómo los demás se atreven o pueden, y yo no… Y ahí es que ya no sé si es cosa de personalidad, de voluntad, de cobardía o de realidad…

Además, me siento super distante a la gente, quiero estar lejos, no me siento a gusto, pero también me siento sola y cargando demasiado peso…

Estoy orgullosa de mi, este año logré comenzar a mejorar mis hábitos alimenticios, pero es también algo muy potente para mí. Mi rollo no es con la comida chatarra, es con la comida… Y el asunto es que, como ya mencioné antes… la comida es lo único que me queda para aferrarme, yo sé que no es sano pero es que con la gente no puedo confiar…

Un amigo, o algo así, fue mi -algo así como- confidente hace como un año atrás, pero sentí que le molestaba y luego, él confesó que no le gustaba que las personas fueran a contarle sus problemas. Lo entiendo, y tal vez el ni siquiera se refería a mí, pero me sentí mal y no pude contarle nada más… Él era la única persona con la que podía hablar de mi pareja, pero si tengo algún problema, ahora me lo trago… Es bien agotador. Hace unas pocas semanas, mi pareja fue a hablar con él por el asunto de mi familia, pero resulta que él y su pareja interpretaron todo como si fuera una crisis de verdad y todo comenzó a verse como una especie de competencia de “qué pareja es mejor”. Entonces como que ya de verdad no quiero saber mucho de ellos… Estoy cansada de la competencia, de la evaluación, de sentirme juzgada todo el tiempo. También estoy cansada de estar mal, pero es que no sé si puedo resignarme a soportar el resto de mi vida todo aquello que me hace sentir mal… No tengo mi “alcohol”, no tengo mi “cigarrillo”, no tengo mis “drogas”, no tengo mis “fiestas alocadas”, no tengo buenas redes y claramente lo de buscar por internet no funcionó. Y es que cada vez siento que confío menos en la gente… Me siento desolada…

Movimiento

Debo confesar, tristemente, que me da ¿envidia? ver fotografías de gente más bonita viajando. Es, de alguna forma, doloroso, me entristece mucho… Me da igual lo que ellos hagan o no, honestamente; pero esas fotos me resfriegan en la cara lo horrible que soy y cómo nunca tendré fotos así, “recuerdos bonitos”.

Realmente agradezco que no me interese instagram, tumblr, o cualquiera de esas plataformas para subir imágenes, si no fuera por eso, estaría hundida en miseria, viendo cómo los demás tienen “vidas perfectas”, “cuerpos bonitos”, “caras bonitas”, “amigos bonitos”… Porque todo tiene que ver con las apariencias…

No sé, tal vez duele más porque sé que nunca seré así, nunca seré bonita, fotogénica, delgada y de buen cuerpo… Fui delgada, pero eso no lo solucionó… Me podrán decir “pues es que tienes que ir al gimnasio y mucho trabajo duro”. Puede ser, lo dudo, porque no es una cosa de flacidez es más de contextura y eso no va a cambiar con nada. Y ya pasé por eso, vivo en el borde de volver a un trastorno alimenticio -si es que no estoy aún en eso-, no quiero volver a obsesionarme con el tema, no es sano, no es positivo… Pero “cuidarme” no es suficiente. Me cuesta pensar en eso, me estanco un poco en la desdicha que me causa no haber tenido la suerte de ser bonita/fotogénica, me gusta la fotografía, por lo que me parece triste no poder tomarme fotos, me recuerda que o soy mala fotógrafa o soy muy horrible. Suena muy superficial y ridículo, pero no es fácil… Si vienes de una familia, amistades, sociedad, cultura que sobre-valora una determinada imagen de belleza/perfección.

En fin, estaba viendo las fotografías de una persona X, que se fue a vivir a un lugar Y… Lo que me causa aún más envidia, pues es lo que quiero… Siento que ella -y todos- se mueven por sus sueños. Pero yo no puedo…

Mis sueños “pequeños” no son realizables a corto plazo, y el que tenía más a largo plazo y por el que intenté hacer algo al respecto, era incompatible con mi futuro… Además, no me gusta la idea de comprometerme tanto con algo que quiero porque siempre hay que estar dispuestos a recibir lo que venga… Me frustra mi falta de movimiento, mi falta de pasión, de vitalidad…