Alguien más

Hoy… Qué ganas de ser Luciana, o Alexa, Oriana o Charlotte, Paris, Carla, Koharu o Chang Huei. Cualquiera, incluso tal vez un Patricio, un Héctor, un Luis, un Marco… O puede ser un Jorge, un David, Steve o Peter… No importa quien, no importa qué, un gato, un perro, un hámster, tal vez un caballo. Hoy sólo quiero ser alguien más, no sé mañana, tal vez también, pero sé que hoy no quiero ser yo, desearía ser alguien más mientras me pregunto qué hubiera sido de mi si en lugar de mi, hubiera sido Luciana, Lucy… Qué pasaría si no hubiera estudiado esto, si estuviera en otra ciudad, incluso otro país… Qué estaría haciendo, qué podría estar haciendo… En lugar de estar aquí regodiándome en mi propia miseria personal.

Si fuera otra persona no estaría en esto, tal vez sería toda una experiencia nueva, morir/desaparecer y volver como la Lucy, tal vez más bonita o al menos más segura de sí misma… Más perra, más práctica, más apta para un mundo que le pide ser maricona y falsa para triunfar porque si no, estás condenada al fracaso, a que te pisoteen a lloriquear por los pasillos o aguantar cual mártir. Porque si eres “buena” o empática, o te preocupas por el resto, vale mierda al lado de alguien que es falsa y maricona “práctica”, porque también lo puede hacer, incluso mejor, aunque sea falso, pero lo hace, y lo hace bien, y le creen y como no le importa nada ni nadie, pasa por encima de todo, miente, hace y deshace y nada pasa, porque sabe moverse. Así me gustaría ser, me gustaría no tener principios, de verdad preferiría no tener principios pero sí fines y no al revés.

La Lucy tiene amigos, buenos amigos, porque le gusta carretear, le gusta tomar, divertirse, hacer cosas, tiene una buena contextura, no es fea, tiene mucha perso, es carismática, sabe venderse (aunque sea pura mierda), se lleva bien con la gente, tiene suerte y muchas oportunidades. Miente, pero tampoco miente compulsivamente, porque sabe que se cacha, no es estúpida tampoco. Es una arpía de tomo y lomo, pero le va muy bien en la vida. No le tiene miedo a nada, ella es relajada, porque sabe que las cosas le salen bien. Si está cansada, descansa, si no quiere estudiar, no estudia, si no quiere trabajar, no va… Siempre pasa algo o alguien que la salva o bien, ella lo hace por sí misma, porque puede, porque sabe, porque le resulta. No le tiene miedo a vivir, tampoco a morir, aunque si tiene miedo de esto último porque tiene mucho que perder… Al menos en eso “le gano”, a la muerte no le tengo miedo, lo único que me preocupa es dejar a mi gata sola, pero como a ella no le importo y sé que alguien la adoptará, no me detiene… Lo que me detiene es la cobardía, cosa que la Lucy no tiene.

¿Por qué el destino es así? Porque escogió que naciera yo en lugar de ella. El mundo está bastante lleno de Lucys, pero las Lucys lo pasan mejor, viven mejor, no se complican por nada, todo es fácil… ¿Acaso es una forma de equilibrar las cosas? Tal vez por eso mi madre nunca me quiso, no nací el 7, no fui la Lucy, nací otro día, tuve otro nombre… Si las cosas hubieran sido distintas… Tal vez me habría ido de intercambio, tal vez estaría soltera o en una relación distinta, más fácil, mejor… Tal vez tendría un gato que me quiere o tal vez me gustarían los perros.

O tal vez ni siquiera con haber nacido después o haberme llamado Lucy era suficiente, tal vez debería irme más lejos y haber cambiado de familia, de ciudad, de país… Tal vez debí haber sido hombre. Si, un hombre caucásico, guapo, del primer mundo, angloparlante, sólo con eso ya tendría lo mismo que Lucy y más.

Oh Lucy, cómo desearía que al despertar, estuviéramos en posiciones distintas. Me gustaría saber qué siente estar al otro lado. De verdad me gustaría ser alguien más…

Anuncios

Desechable

Ayer, mientras iba en el bus estaba pensando en algo… Con el tiempo, con los años, se me ha hecho costumbre el ver a la gente de forma menos “permanente” e incluso más “desechable” que antes…

Recuerdo, cuando pequeña pensar en la incondicionalidad, lealtad, en la perennidad de las relaciones. En lo maravilloso que era conocer a un amigo y que fuera tu soulmate para la vida, no tu pareja… Porque esa era una relación distinta, pero eso de tener a alguien más allá de lo carnal que también fuera incondicional (y todo lo demás). Me hacía mucha ilusión lo maravilloso de tener buenos amigos que siempre estuvieran ahí para ti, una familia que te entendiera y te potenciara, que sacara lo mejor de ti, y aunque con peleas, siempre teniendo algo bueno que sacar en limpio (sin forzar las cosas).

//Nunca pero nunca pensando en la idea de ponys y hadas, siempre considerando las peleas, la gente que no era buena -o es distinta a ti-, los eventos negativos, etc.//

Pero en algún punto, me caí de culo en un pozo sin fondo de decepción y puñaladas del que, hasta el día de hoy, aún no puedo salir.

Hoy en día tengo a 5 personas con las que más hablo (digamos: R, S, M, C y F). De esos, en los que confío más son 2 (R y S), de los cuáles voy intercalando temas porque no siempre puedo hablar de lo mismo con ambos (aunque también voy intercalando con los otros 3). Y con ambos espero mantener la relación en el futuro, aunque sólo una de ellas me parece más probable se mantenga -en estos momentos-, sólo por la distancia (S). El resto me parece accesorio, inestable o poco confiable (o todas).

Incluso hablar en esos términos me hace sentir muy mala persona, pero estoy siendo sincera. Los quiero, los aprecio, les agradezco muchas cosas, me han acompañado y me agradan, incluso puedo considerar a algunos muy buenas personas y/o amigos. Pero no para mí, por a, b o c motivo, no los quiero en mi vida para siempre o bien, no creo que lo vayan a estar por mucho. So, lo tengo súper claro.

Ahora, la pregunta es ¿por qué el cambio?

Sobre la misma pensaba… ¿será una coraza? ¿será aprendizaje? ¿siempre habré sido así en el fondo? ¿acaso seré lo que llaman “alma libre”?

Pues ni idea, no me lo pude responder, ni ahora puedo… No creo que sea sólo una coraza, personalmente me inclino por la idea del aprendizaje… Tampoco soy un alma libre, o no creo serlo, porque ando buscando a quien acercarme… Aunque (un poco a modo lluvia de ideas) tal vez es mi forma de vivir, acercarme lo suficiente como para seguir caminando y luego continuar mi camino hacia donde yo quiera… A mucha gente de mi pasado le agradezco, le aprecio mucho… Pero siento que seguí adelante, aún me interesa saber si están bien, pero no tengo ese deseo de verlos o de tenerlos cerca o de estar preguntando, a veces eso me hace sentir mal agradecida, pero también pienso… Considerando cómo soy yo, todo lo que me preocupo, todo lo que me esfuerzo… A lo mejor, es sólo un poco de economía cognitiva en mi cerebro y ya está.

No sé si estoy siendo lo suficientemente precisa al hablar el tema… Lo diré de nuevo:

Me gusta la gente, me encanta la gente. Tengo problemas para establecer vínculos (por razón aún desconocida, existen varias teorías). Tampoco me interesa que algunos vínculos duren y estoy aprendiendo a crear relaciones temporales. También estoy aprendiendo a alejarme de gente que me resulta tóxica -aunque no necesariamente lo sea-. También a no quedarme “por compromiso” con gente a mi lado.

Todo eso, puede o no, abrirme puertas. Pero ciertamente significa un cambio de paradigma en mi vida y quiero ver qué sucede con eso…

Mi pareja me dice que me he “deshumanizado” con la carrera, y estoy de acuerdo… Porque claramente después de haber entrado joven e inocente, con toda la motivación por delante y darme cuenta de que los profesores son un asco y muy selectivos, que mis compañeros podían llegar a ser bastante malas personas, egoístas y/o mediocres. Me di cuenta que, por muy psicólogo que seas, tienes por delante la plata y tus prejuicios siempre. De hecho, creo que de mis profesores (todos psicólogos) sólo puedo atestiguar atisbos de humanidad y comprensión en 1 o 2, nada más. Las mediciones son injustas (a pesar de que se sabe que lo son), a los profesores -y otros- no les importas, es más, sólo le importan ellos mismos; la organización de mi universidad es pésima, las asambleas sacan lo peor de la gente, incluso la gente “hippie buena onda” puede llegar a ser súper tóxica y egoísta [Ver capítulo de Los Simpsons]. Pero no, no es cada uno de ellos, es el conjunto, es que la diversa realidad me dio una bofetada en la cara con toda esa gente que no le importa nada más que sí mismos, que esperan que tu hagas todo y salir ganando, que miente sin escrúpulos, es darme cuenta que la fauna que existe en mi escuela es incluso “más sana” que la que está afuera y no siendo gente muy positiva, eso me alarma y me decepciona muchísimo.

Me tocó con trabajar con mucha gente, mucha, me tocó conocer mucha gente, me tocó pelear con gente, me tocó agradecerle a gente, me tocó deberle favores a gente… Por eso me empelota que me digan que “y eso no es nada, espera cuando trabajes” porque absolutamente NADIE me ha contado una historia de alguien que no me haya tocado, debe haber, obvio… Pero nadie lo ha hecho, por ende nadie puede decirlo. Creo que incluso tengo yo más historias.

El problema es que con todas las caídas, las puñaladas, los golpes, los malos ratos, el cansancio y las enfermedades, yo me hice menos tolerante… De verdad, ya cada vez soporto menos a la gente, me agotó la gente que espera que tu des todo y más mientras ellos sólo roban tu energía como vampiros, me agotó también la gente que siempre está esperando más y más de ti sin nunca pararse a pensar si tu estás bien para dar lo mejor de ti, no se preocupan de las condiciones, sólo de pedirte más y más. Realmente no creo que sea sólo que “la gente es muy mala/el mundo está muy mal”, lo creo, sí, pero yo también me volví más débil y permeable al mundo. En mi intento por ayudar y ser mejor, me volví frágil y ahora vivo a la defensiva, alternando entre reparar mis propias heridas (previas y actuales) y seguir viviendo y, francamente no voy muy bien.

Con todo eso, de verdad creo que estoy haciendo economía cognitiva, para no gastarme más gente que vale la pena, que no me corresponde. Invertir la suficiente en aquella que sí. Aún necesito pulir, modificar algunas cosas… Pero tal vez, es algo positivo, tal vez me permita poder seguir adelante… O tal vez sólo termine conmigo muerta y aún más sola.