Distancia

[Como por tercera vez, estoy viendo HIMYM, la última temporada y de pronto saltó a mi el momento en que Ted decide mudarse a Chicago tras la partida de sus mejores amigos y la inminente boda de su ex y su otro mejor amigo… Eso me hizo pensar en algo]

Hace 5 años, en el 2012, me mudé a la ciudad en la que vivo actualmente. Súbitamente, sin siquiera consultarlo con mi cabeza, algo sólo dijo: aquí no hay anda más para ti, debes irte. Y me fui. No fue una decisión barata ni muy aceptada por mis padres, pero lo asumieron.

Para ese entonces, estaba no sólo comenzando la universidad, sino también saliendo de un trabajo, mi primer trabajo; en el 2010 me gradué de la escuela y en el 2011 se suponía comenzaría la uni, pero no fue así. Yo no sabía qué quería, ni cómo ni cuándo, y quería esperar, y lo hice.

A esas alturas, tras haberme dado cuenta de que las amistades que mantuve en la escuela, así como las externas, no eran lo que yo quería o buscaba, simplemente las culpaba, pensaba en que ellas eran “malas amigas”, “malas personas”, “egoístas”, etc… Así que, aburrida de tanta falsedad, cerré Facebook, tal vez como una forma inconsciente de probar quien se preocupaba por mí, quien realmente estaría ahí sin necesidad del internet, una llamada, un mensaje de texto, una visita tal vez… No pasó mucho, es más, eso desencadenó una molestia que tengo atravesada en mi garganta desde entonces, por lo que nada bueno trajo excepto una limpieza general de contactos. Sólo conseguí aumentar la distancia, tras eso, sólo me reuní con 3 o 4 de ellas, casualmente, me las topaba, sólo dos fueron realmente juntas. No me dolió mucho, no tenía tiempo, pero si sentía un poco el ser tan irrelevante para ellas que no me buscaban mucho más allá. Me di cuenta de que todos, al parecer, tenían una vida más allá de mí y que no les importaba dejarme de lado completamente por ello. Me sentí abandonada.

Al comenzar el 2012, ya a portas de tomar una decisión, sentía que el lugar se me hacía pequeño, mucha gente que no quería ver, alguna que quería olvidar, algunas que esperaba no volver a ver… Mi ciudad natal, se había convertido en un pueblo fantasma, pero no por lo vacío, si no por todas las almas que me perseguían. Así que mi subconsciente habló y decidí irme.

En retrospectiva, no es que estas personas realmente sean malas, sino más bien que no eran lo que yo esperaba que fueran, no significa que fueran malas en sí, significaba que no eran para mí. Obviamente esto no lo pensé en su momento, ni al poco tiempo después, me tomó años comprenderlo. No mantengo contacto con ellas, ni con amistades que hice antes de la uni, o al menos no un contacto constante; me alejé porque no quería sentirme herida… En el 2013, la que por todo un año consideré mi amiga, una buena amiga, compañía, de la nada me “cambió” por otra chica, comenzó a salir con ella, irse de fiesta… Y ahí quedé yo, además, surgieron algunos problemas académicos que volvieron aún más intenso el conflicto, por lo que me alejó aún más de ella y ahora, con todos.

Me volví solitaria, pero no por mi novia, como todos podrían pensar, tal vez eso no ayudó, pero no fue lo que lo impulsó. Me sentí sola, sin nadie en quien confiar excepto por ella, las amistades que conservaba no tenían mayor afinidad conmigo y simplemente no me conocían a cabalidad. Ella fue todo mi soporte, ayuda, entretención, compañía que quería. Pero las cosas no han estado tan bien últimamente, y no tengo con quien hablar, no tengo con quien ir a hacer algo si es que ella no quiere o tiene sus propios problemas… El aislarme con ella sólo me cayó de golpe en la cara, todo este tiempo me esforcé para que ella no perdiera sus amistades incluso a pesar de que a ella le daba igual… Pero yo no hice nada para mantener las mías, aún al día de hoy, 2017, sigo alejándolas… Aún sigo sin saber qué hacer, yo sé que no voy a encontrar una BFF, pero una amistad sincera, honesta, dispuesta para mí, que aunque no sea en persona, esté dispuesta a responderme un mensaje de Whatsapp, Facebook, de texto… Cuando realmente lo necesito, que me entienda, que me deje hablar, pero sin textos genéricos de “aay ánimo amiga”, “todo va a salir bien”, “tqm amiga”; no, una amiga de verdad. Tuve esta conversación hace 2 o 3 meses con un buen amigo, heredado, y no es como que me consolara mucho, pero sentirme acompañada en el sentimiento fue lo que me ayudó. No soy yo, la gente está más “crappy” y egoísta, y los amigos de verdad escasean, pero buscándolo sólo ahuyento… Es el mismo tipo de consejos que doy a mis conocidos/amigos solteros…

En fin, quería tocar el tema de la distancia, porque me sentí muy identificada con el momento, yo sé que los fantasmas no son ellos en sí, soy yo, mis emociones y mis pensamientos sobre ellos y sobre mí… Sigo sin poder estar tranquila allá más de una semana, no me gusta ir; pero sentí que era necesario hacer la reflexión, me quedó dando vueltas… Tal vez, al igual que Ted, regrese porque encuentre algo que me haga dejar a los fantasmas atrás… O puede que termine generando fantasmas aquí también…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s