Pantallas quebradizas

Ahora sí, tras un día bastante movido y adolorido, hoy escribiré respecto a algo que me quedó dando vueltas el viernes por la noche.

Alguien me comentaba que en su grupo de amistades alguien dijo: “no sabía que mi carrera tenía tanto índice de suicidio/deserción/decepción”. Esto, a raíz de una “confesión” que alguien hizo y que desencadenó una ola de sub-confesiones aludiendo al mismo problema… “Que la carrera es difícil, que en esa universidad son explotadores, que yo nunca pensé que sería así, etc.”. Ahora bien, ¿de qué carrera estamos hablando? De leyes. Muy esperable ¿no? Es de común conocimiento que no es una carrera fácil, ni corta y menos aún si estás estudiando en una “buena” prestigiosa(?) universidad. Sin embargo, aquella persona parecía sumamente sorprendida por este hecho, porque, al parecer, echarse 4 de 6 ramos en primer año y alrededor de 1 al año después de eso, y considerando que este año debería estarse titulando (pero no), no es algo que realmente le indique que es una carrera difícil.

En fin, a su poco trabajado comentario, le siguió un “si la u. no es para tanto, nunca para matarse” y una frase de otra persona que apoyaba en un 200% la frase. Tras esto, una voz de cordura dijo: “la u. tampoco es fácil, yo no lo he pasado nada de bien”. Aquella última voz se ha cambiado de carrera 2 veces y actualmente por problemas vocacionales y de dinero está trabajando en un call center, ha reprobado muchos ramos y en general, no se le ha dado fácil, hace unos meses estas mismas dos personas estuvieron consolándola con “palabras de aliento” de que no importaba, que ella estaría bien que a veces no era fácil, pero tenía que darle, te comprendo, ánimo, etc. etc., palabras que, hoy por hoy, veo que estaban totalmente vacías, porque de haber realmente, ni siquiera comprendido, sólo ESCUCHADO a esta pobre alma sabrían que no es fácil para todos. [Como cosa aparte, tampoco quiero convertirme en ellas al menospreciar y no comprender cómo ellas viven sus procesos, yo entiendo y admito que hay gente a la que les resulta más fácil que a otras y que para algunos basta con estudiar un poco o bien, una, dos, tres noches o semanas de estudio intenso no les causa mayor malestar; o bien, que tengan una red de apoyo tal que les haga sentir que la universidad no es lo más importante. Todo lo que escribo es más bien para describir una situación que, a nivel general, me causa malestar debido a su falta de tacto, me recuerda mucho a cuando la gente habla “es pobre porque es flojo”, “los comunistas son flojos porque les gusta que les den todo”, sin recordar que detrás de cada persona hay una historia, hay una situación… Mi papá -tristemente- siempre habla de que “a los cabros hay que enseñarles a golpes, con puros añuñuis no entienden (agréguele “que le salen maricones los hijos, en caso de los hombres)”, “el bullying no existe, si alguien te insulta tení’ que pegarle, tení’ que hacerte fuerte no más y aprender a ser resiliente”. Claramente mi papá tiene un problema ahí porque cree que él es un pobre maltratado que aprendió a ser resiliente, cuando en realidad es un maltratador de tomo y lomo; y, por otra parte, confunde ser resiliente con ponerte a pelear, con insultar y con “volverte el maltratador”, o sea, si te estafan, conviértete en el estafador, es algo así su política de “resiliencia”… En fin, a lo que voy es eso, yo estoy tratando de descargarme y validar un punto que algunas personas se olvidan y suelen (el 95% de las veces) menospreciar y, sin ningún fundamento, catalogar de forma peyorativa.]

No voy -ni quiero- caer en el cliché de pensar que por estudiar en ciertas universidades deberían tener más perspectiva, pero si me pregunto, como personas, qué tan fácil ha sido para ellas y para sus cercanos vivir que no son capaces de reconocer la pena ajena o bien, que tan enajenadas están del mundo e incluso de ellas mismas para no darse cuenta del dolor y la dificultad de otros, tal vez se quedan tan pegadas en el dolor propio o tal vez ni siquiera son capaces de verlo… O tal vez una mezcla de todo… Pero al final, incluso gente que se conoce por muchos años, un grupo de amigos desde el colegio y que se mantienen hasta el día de hoy bien unidos, en realidad ni siquiera ven mucho más allá de las palabras del whatsapp, incluso el llanto, el sufrimiento de un otro que es importante para ti -se supone-, casi tu familia, te es totalmente desconocido y más encima tienes la desfachatez de fingir que si te importa, o ni siquiera fingir, sólo “escribir” que te importa y que lo entiendes… En la conversación comencé a preguntarme si era yo la que esperaba más de una persona con ese vínculo que un vacío “ánimo amiga”, que la pantalla de una buena amistad sostenido en una aplicación de móvil. Yo, al menos en estos momentos, no soy un buen ejemplo a seguir por supuesto, pero de verdad me pregunto si soy sólo yo, o es el mundo… O yo me estoy quedando fuera… ¿Es normal que no te importe el resto?

Finalmente, termino con una reflexión que tristemente me ha perseguido casi desde toda mi formación universitaria y que tiene bastante relación con lo anterior… La gente (sobretodo aquellos sin mayor escolaridad, aunque los existen con título también) suele, por alguna razón, vincular/confundir el nivel de educación (formal) con el nivel de educación (social?), frases conmemorativas como: “si para eso va a la universidad”, “siendo profesor y no sabe escribir”, “uno espera que habiendo estudiado en x universidad fuera más atinado”, “y en la universidad le enseñaron eso?”, “el título no le sirvió de nada parece”, “5 años en la universidad y ni saluda”, “tsss, menos mal que era de la católica/de la chile”. En primer lugar, los modales, la ortografía, la empatía, la resiliencia (ya que estamos en eso), entre otros, no se enseña en la universidad, es más, muy rara vez te vas a encontrar con una situación que te la exija a no ser que estudies carreras como psicología; así que de eso, nada. Ahora bien, lo que si te “enseña la u.” es determinada forma de ser de acuerdo a su propio perfil, EN GENERAL, la gente de la PUC o de la PUCV o de la PUCC, suelen salir pensando en “somos los mejores”, por ende, suelen ser más arrogantes, más competitivos y suelen tener estándares más altos. Los de la USACH, si bien también se “creen el cuento”, suelen adaptarse mejor a otros ambientes, sobretodo con una perspectiva más social. Nuevamente insisto en el “en general”, porque hay de todo; pero si queremos pensar que la u. nos enseña a ser persona, esto sería en lo único que “aporta” porque por, 5-6 años (o más) te habla posicionado desde eso y es muy raro que no te afecte de una u otra forma. 

En segundo lugar, y en relación a lo anterior, cada universidad te enseña de acuerdo a su malla y a sus propios profesores, y aunque su calidad sea mejor o peor, eso no afecta a cómo serás tu como profesional, pues por muchos ramos de “ética laboral” que tengas, eso no cambia nada si tu eres un sociópata en potencia. Vengas de la universidad o instituto que vengas, tu, como persona, eres quien hace la diferencia. En mi caso en particular, tengo muchos compañeros e incluso amigos que durante los 5 años de estudios sólo pasaron a punta de copiarle a los otros o de torpedos, al punto de que el diploma debería estar a nombre de su móvil. Además de demostrar un nivel de empatía nulo y de estar constantemente buscando soluciones que les acomodaran a ellos mismos y máximo a sus amigos, incluso al tener información de otros maestros que les pidieron compartir, se la guardaban para ellos; e incluso tengo amigos que sólo quieren dedicarse a atender pacientes con todo su corazón, pero no son capaces de escuchar y comprender a nadie más que a sí mismos y eso lo he visto por 5 años, y sin cambios, algunos tendrán más teorías que otros pero su reacción ante un otro en alguna dificultad es un escaso “ya, si ya va a pasar” y eso, en el mejor de los casos, pues también hay de los especímenes que les cuentas algo y lo ignoran como si jamás hubieras abierto la boca y siguen hablando de ellos mismos”… Me da pena y mucha rabia que gente como ellos vaya a ser el “soporte” de alguien más, sobretodo considerando lo mucho que las personas estamos necesitando a gente para que nos consuele… pero parece que el individualismo está atacando incluso a la gran manada de psicólogos de están saliendo, me da pena y me comienzo a cuestionar sobre la educación universitaria en general, pero eso ya da para otro post…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s