Viviendo como sombras

Nunca he sido el centro de mesa, no porque no pueda serlo, simplemente no me gusta, me parece incómodo.

De hecho, pese a parecer contra intuitivo, estar “detrás” me gusta, me siento cómoda como observadora. Si tengo que aparecer lo hago, pero no sobre utilizo mi existencia sólo con fines reafirmantes o porque crea que mi existencia es tan importante como para que todos DEBAN verme. A quien le guste, bien. Es parte de la moneda, como a mi me gusta estar detrás alguien debe estar adelante.

Me gusta ser la sombra, y aunque a veces quisiera poder ser menos invisible, suelo disfrutarlo más que sufrir por ello. 

Cuando pequeña me gustaba ver mi sombra. Mi sombra era alta y delgada, se veía bien, de veía normal, como las demás y yo quería quedarme ahí y ser esa sombra… 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s