Regresando a Candy Palace

Me ha tomado un tiempo volver a escribir. Hace unos días iba a publicar una receta pero entre tanto quehacer pues lo he olvidado y terminé sin entrada.

En fin, tal vez sea el clima lluvioso y frío, tal vez sea sólo yo, pero estos últimos días he estado bastante nostálgica (y melancólica), he escuchado música que no escuchaba hace años, visto vídeos, algunas fotos y de alguna forma llegué a algo de lo que no me acordaba de verdad hace mucho tiempo.

Alrededor de mediados de 2008, casi en paralelo a la creación de mi blog personal, decidimos crear, junto a una amiga (en ese momento considerada por mi como mi mejor amiga, ahora sólo conocida; otro día será momento de conversar de este tema), un blog de las dos, en el que ambas postearíamos lo que quisiéramos y sin ningún ritmo particular. Se llamaría “Amberries Candy Palace” (no sé si alguno conocerá estas chucherías, eran de fresa y mora, una roja y otra negra; bueno, se llaman Amberries). A ambas nos gusta(ban?) las “cosas” bonitas, rosadas, antiguas, dulces, todas unas girly vintage de la época, y a ella le gustaban mucho los Amberries y bueno, pues eran dos, como nosotras, así que todo nos llevó a la creación de este nombre.

Ya no sé cuánto habrá durado activo, nos iba bien, era entretenido, aunque ciertamente era yo la que más escribía pues ella siempre se quejaba de que no era muy buena escribiendo y que le gustaba leer lo mío. Sin embargo yo seguía en paralelo con mi blog, en el cual posteaba más puesto que era mío y tenía esa libertad de hacer dos posts diarios sin parecer acaparadora. Tiempo después ella se hizo el suyo, escribía muy poco pero pudo decorar con hadas y glitter con toda la libertad que una plantilla predeterminada le pudo facilitar y yo por mi parte, seguí con el estilo del otro blog pero con un toque mío. Eso hizo que los posteos se fueran haciendo cada vez más esporádicos y finalmente se apagó. Nuestra relación no estaba del todo bien, yo no estaba del todo bien y el blog tampoco, por lo que decidimos cerrarlo.

Me dio bastante pena, tal vez no directamente el cierre del blog, pero todo en conjunto. Esos fueron tiempos difíciles para mi y había “perdido” a alguien que yo creí mi mejor amiga, me sentía muy sola, el blog me servía mucho para repuntar y me daba tema con otras personas, con otras amigas entonces tenía que seguirlo.

Recordarlo no me es ameno. Aunque pueda parecer una tontería, para mí ella era una persona muy importante (sobre todo a esa edad), era mi alma gemela de amiga, yo la quería mucho y por cosas de tiempo, dinero y geográficas no podíamos hacer tantas cosas como hubiera querido; pero eso era algo que podíamos hacer juntas y de lo que podíamos hablar y finalmente, fue el peak, lo último que hicimos juntas.

Bueno, eso era algo que quería compartir, algo de lo que quería hablar, cosa que no hago con mucha gente (prácticamente nadie).

11-26-12-IMG_4329

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s